Desarrollo Personal

Cómo gestionar hábitos

Aprende cómo gestionar hábitos para facilitarte la vida, conseguir objetivos y potenciar nuestra persona.

Entendemos un hábito, como una serie de acciones repetida de forma automática, que nos aporta algo positivo o nos potencia.

En el caso de una acción repetida que nos perjudica y/o te limita, se trata de un vicio.

Hábitos muy típicos son; ducharse por la mañana, hacer la cama, barrer algo cuando se cae o fregar cuando se termina de comer o de cenar.

Este último, es muy bueno, ya que no se acumula el trabajo doméstico.

Como puedes observar, se pueden aprender e implementar hábitos para facilitarte la vida, conseguir objetivo, potenciar tu persona.

Ducharse con agua fría por la mañana, conlleva muchos beneficios…

¿Pero cómo gestiono los hábitos?

Al realizar la misma acción, en el mismo momento, durante un mes, tu cerebro lo identifica como un patrón de conducta(1)

(1) patrón de conducta; una serie de acciones estructurada que tiende a repetirse y perpetuarse.

Rafa Nadal, tiene un patrón de conducta muy marcado que manifiesta justo antes de tirar.

nadal-hair

No hay secretos ni trucos para “interiorizar” más rápido un hábito, pero sí que hay un factor muy importante.

Nunca dejes de realizar ese hábito, bajo ningún concepto.

Y esto es muy importante, porque el único objetivo de tu mente es protegerte, por lo tanto, no le gusta nada cuando queremos cambiar algo de tu vida o hacer algo nuevo. A menos, que estés acostumbrado a ello.

En el caso de que tengas un hábito y lo quieras “sustituir” por otro más eficaz, tienes que hacer exactamente lo mismo.

Supongamos que quieres sustituir el café por el té, algo sencillo.

Para sustiuirlo, este es el proceso:

  1. En el momento que “te toque” hacer el café, puede que empieces a hacer el café, porqué es habitual en ti.
  2. Paras y tomas consciencia de la situación.
  3. Dices “Quiero tomar té para {Propósito}.
  4. Haces el té.

Y cuando digo “Dices”, me refiero exactamente a decirlo en voz alta, tienes que escuchar tu voz con convicción.

Además, seguramente has observado que hay un “propósito”, y como bien sabemos, no podemos añadir un hábito porque sí, siempre tiene el objetivo de facilitarnos la vida, ayudarnos a conseguir objetivos y/o potenciar tu persona.

La clave está en la perseverancia, en reiterar la acción, siendo consciente de que es un hábito.

Hasta pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *